Bautizar niños en África. “Del puño del autor”

En blogs.periodistadigital.com encontré un post que despertó mi curiosidad. Voy a conservarlo textual, del puño del autor.

Bautizar niños en África. A vueltas con los nombres

“¡Que no, señora, que a su hija no le puedo poner por nombre “Aspirina”! Aunque les parezca mentira, no es esta una situación muy extraña cuando he tenido que bautizar a niños en alguna capilla perdida en el bosque del Norte de Uganda. La fiesta de mañana, del Bautismo de Jesús, me ha hecho recordar este y otros casos. Cuando uno oye esta salida no sabe uno si echarse a reir o si unirse al coro de los cuarenta o cincuenta angelitos que alternan el mamar de la teta de sus padres con el lloro a moco tendido y todo volumen, para desesperación del oficiante que pasea por entre las filas de los padres con el cántaro de agua.

No les digo nada si me piden que bautice a sus niños con nombres como “Nokia”, “Toyota” o “Mitsubishi”. Aunque peores toros que estos he tenido que lidiar, sobre todo cuando hace años me pidieron bautizar con otros nombres como Sadam Hussein, Bil Clinton o Tony Blair. Ya ven ustedes, tantos años dando catequesis sobre la vida de los mártires de Uganda o San Francis Javier para esto. Y se va uno a la ciudad, y la gente te pide en la parroquia nombres de telenovela como Glenda, Nighty, Kevin, Alexis o Wonderboy. Al final, me da incluso una cierta nostalgia por los tiempos de la primera evangelización, hace muchas décadas, cuando los primeros cristianos ostentaban nombre bien sonoros como Venancio, Gaudencio, Emerenciana, Atanasio o Severiano. Se ve que por aquellos años hacían como hace mucho en nuestros pueblos: mirar el calendario y poner el nombre del santo del día.

Recuerdo en 1993, cuando Juan Pablo II visitó Uganda, cómo durante las catequesis que dimos a la gente en las aldehuelas perdidas del distrito de Kitgum, insistimos a los catecúmenos para que eligieran el nombre de Juan Pablo el día de su bautismo. Llegó el feliz acontecimiento, y los tres primeros chavales que agacharon la cabeza para que les echara el agua me gritaron “Bill Clinton!” cuando les pregunté qué nombre habían elegido. Me tragué el orgullo y después de dudar un momento dije “William, yo te bautizo…” en el momento de derramar las aguas. Por fin llegó uno, acompañado de su catequista, el cual me dijo que el muchacho quería llamarse Juan Pablo. Por fin una satisfacción… que se esfumó rápidamente cuando me enteré al final de la misa de que el muchacho era sordomudo y el catequista lo había elegido por él, seguramente para complacerme.

Peores momentos tendría que ver pocos años después, cuando en las aldeas de Kitgum tuve una racha en el que casi todas las chicas querían bautizarse con el nombre de Mónica. Me sorprendí de ver tan repentina devoción por la santa madre de San Agustín, hasta que un catequista me dijo que la preferencia por el nombre se debía a lo que escuchaban por la radio sobre Mónica Lewinsky. Si lo llego a saber antes les digo a sus padres que más valía que les hubieran puesto María Goretti y que de paso les hubieran inculcado que más valía que siguieran su ejemplo de vida casta que el ejemplo de la pelandusca de la Casa Blanca, pero ya era tarde.

En fin, así son las cosas con esto de los nombres del bautismo por estos lares. En cuanto a la niña a la que querían poner de nombre “Aspirina”, al final lo dejamos en “Pierina”, que suena casi igual, aunque estoy seguro de que en su casa la siguen llamando con nombre de ácido acetilsalicílico.

Advertisements

2 Comments to “Bautizar niños en África. “Del puño del autor””

  1. La verdad que nunca hubiera pensado tal situación!!…Aunque rápidamente me hace pensar en la ignorancia (fata de educación) en la gente….Quizá en este caso por que nadie ha querido ir hasta su hábitat ha ejecer esa bendita profesión…y dejar por un tiempo o más, su vida llena de “placeres”, y brindar ese servicio sin retribución alguna…
    y..a esta altura de mi vida digo…¿me animaría a organizar una fundación, para subsanar estos problemas en el mundo?, ya que el estado se “ocupa” de otras cosas mas frívolas!!!?…

  2. Al principio no supe si reir o llorar, como un mero relato humoristico seria excepcional, si no es mas que una transcripcion de la realidad entonces me detengo a pensar…

    Puntualmente hablando de los niños de Africa, que no hacen mas que añorar el mundo que se les pinta, mundo que parece de ensueño ante los ojos de aquellos que tienen, en muchos casos, el cielo como techo de su vivienda.

    Quizas estan en la carrera que corremos muchos aqui en sudamerica, detras del gigante que parece todo poderoso y que su vida intentamos imitar en mas de una ocasion por mas que repudiemos su estilo de vida.

    Culpar las añoransas de algo mejor seria pedirle al ser humano que no crezca, y si bien muchos se olvidaron de crecer, nunca debemos olvidar los sueños que intentamos cumplir, solo que hay veces equivocamos el camino como en este caso.

    Como siempre… un humilde punto de vista de alguien que toca de oido..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: