Archive for ‘Escritos’

Friday, January 28, 2011

¿Qué era eso de Libertad?

Declaración Universal de Derechos Humanos:

Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

_________________________________________________________________

Títulos que leímos (por internet, valga la aclaración) este 28 de enero de 2011.

Un nuevo apriete de camioneros complicó anoche la salida de Clarín: “Con las remeras y chalecos que los identificaban con la frase ‘Moyano conducción’, los gritos se centraron en los diarios Clarín y La Nación. Como ocurrió el 14 de diciembre pasado –repitiéndose tres veces en los últimos 40 días– se reiteraron los cánticos y gritos amenazantes”.

Bloquean la salida de LA NACION: “Desde las 21.30 de ayer, un grupo de alrededor de 60 personas del sindicato de Camioneros bloqueó los dos portones de la distribuidor. Alrededor de las 4, pudieron salir tres camiones. Sin embargo, los manifestantes no dejan que ingrese el personal de la distribuidora por lo que se dificulta la salida del resto de los vehículos”.

En twitter informaban, #Egipto bloquea el acceso a Internet y el envío de mensajes a móviles http://bit.ly/fkUu8A:

•             Las protestas comenzaron en Túnez y parece que ha habido un “contagio”

•             En Egipto o Yemen se han sucedido las manifestaciones

“Desde Egipto, la enviada especial de TVE, Rosa Molló, asegura que la situación es muy tensa. Aunque El Cairo ha pasado una noche relativamente tranquila, en otras ciudades como Suez o en el Sinaí, no. De hecho en esta última se han dado enfrentamientos entre los ciudadanos y la policía con fuego real”.

En diferentes lugares del mundo y por distintos motivos pero que acaban generando el mismo efecto.  Que respondan: ¿cuánto más se va a atacar a la libertad de expresión, a la libertad de prensa?.

Ayer, en Diario “La Nación” una editorial daba cuenta de que lo sucedido en México, con el asesinato en 2010 de 11 periodistas y una decena de atentados contra sedes de medios de comunicación ha producido tragedias en reiteradas oportunidades. Es por esto, por la preocupación sobre el estado de la libertad de prensa en América, que la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha declarado a 2011 como el Año de la Libertad de Expresión.

Ya no sé si es ingenuo, descabellado o simplemente memo de mi parte, preguntar una vez más “¿a dónde llegaremos?, ¿hasta cuándo?”. Encontrarle un sentido a todo esto es una tarea que, para mí, se trunca porque no lo tiene, tendrá motivos… pero hasta los locos tienen motivos para hacer locuras. Quizás muchos afirmen que pierdo tiempo pensando en el asunto aunque no lo creo. Esto es serio, “1984” de Orwell, Gran Hermano, cualquier novela, show o  ficción ya son ínfimas  al lado de lo que nos ocurre como sociedad. Dejemos de jugar a ser Dioses que no somos, seamos dueños de nuestras convicciones, no marionetas.

Paola Moreira

Advertisements
Sunday, October 10, 2010

Literatura de la mano de “la madre de todos los vicios”

Jean Rhys

[Una mujer que sabía  provocar]

-Poseedora de un talento a la hora de escribir-

________________________________________________________________

(Roseau24 de agosto de 1890 – Exeter14 de mayo de 1979), cuyo nombre original era Ella Gwendolen Rees Williams, fue una novelista caribeña de la primera mitad del siglo XX. Sus primeras novelas fueron publicadas durante las décadas de los años 19201930, hasta la publicación de su novela Wide Sargasso Sea en 1966, no fue considerada una figura literaria de relevancia. La precuela de la novela Jane Eyre de Charlotte BrontëAncho mar de los Sargazos (Wide Sargasso Sea), ganó en 1967 el prestigioso premio literario otorgado por WH Smith, el WH Smith Literary Award.

________________________________________________________________

“En esta habitación me despierto temprano, me quedo en la cama, temblando, porque hace mucho frío. Por fin Grace Poole, la mujer que cuida de mí, enciende el fuego con papel, ramitas y carbón. Se arrodilla para avivarlo con el fuelle. El papel se enconge, las ramitas crepitan y chisporrotean, el carbón arde y se vuelve incandescente. Finalmente saltan llamas, que son muy hermosas. Salgo de la cama y me acerco a mirarlas, y me pregunto por qué me han traído aquí. ¿Por qué razón? ¿Qué se supone que debo hacer? Cuando llegué pensé que estaría aquí sólo un par de días, una semana a lo sumo. Pensé que cuando lo viera y hablase con él me mostraría astuta como las serpientes e inofensiva como las palomas. Te ofrezco todo lo que tengo -pensaba decir- y prometo no volver a molestarte si me dejas marchar. Pero él no vino.”

P. 177. El ancho mar de los Sargazos. Jean Rhys.
Lumen. 2009. Traducción de Catalina Martínez Muñoz.

Este es un fragmento de la historia de Antoinette Cosway, esa mujer criolla, encerrada en una habitación de la mansión de Jane Eyre deCharlotte Brontë y que cautivó la curiosidad de Jean Rhys.

Saturday, May 29, 2010

Alfonsina Storni

Nace el 29 de mayo de 1892 en Suiza… Ella… Alfonsina Storni, una mujer “dispuesta a todo” tal cual el significado de su nombre.

La poeta estudió la carrera de maestra rural en Coronda, y allí recibió su título profesional. Adquirió un lugar sobresaliente en la comunidad escolar, consiguió un puesto de maestra y se vinculó a dos revistas literarias, “Mundo Rosarino” y “Monos y Monadas”. Allí aparecieron sus poemas durante todo ese año, y si bien no hay testimonio de ellos, sí se sabe de otros publicados al año siguiente en “Mundo Argentino”, y que tienen resonancias hispánicas.

Poeta en Buenos Aires

Al terminar el año de 1911, decidió trasladarse a Buenos Aires. «En su maleta traía pobre y escasa ropa, unos libros de Darío y sus versos». Así, con nostalgia, evocó su hijo Alejandro la llegada. Pobre equipaje para enfrentarse con una ciudad que estaba abierta al mundo, con las expectativas puestas en esa inmigración que traería nuevas manos para producir y nuevas formas de convivencia. El nacimiento de su hijo Alejandro, el 21 de abril de 1912, definió en su vida una actitud de mujer que se enfrenta sola a sus decisiones. Trabajó como cajera en la tienda «A la ciudad de México», en Florida y Sarmiento. También en la revista Caras y Caretas.

Su primer libro, La inquietud del rosal, publicado con grandes dificultades económicas, apareció en 1916. En un homenaje al novelista Manuel Gálvez, por primera vez en Buenos Aires, en esta clase de reuniones, aparece Alfonsina recitando con aplomo sus propios versos. En junio de 1916, aparece en Mundo Argentino un poema titulado «Versos otoñales». Aunque los versos fueron apenas aceptables, sorprendió su capacidad de mirarse por dentro, que por entonces no era común en los poetas de su generación.

“Al mirar mis mejillas, que ayer estaban rojas
He sentido el otoño; sus achaques de viejo
Me han llenado de miedo; me ha contado el espejo
Que nieva en mis cabellos mientras caen las hojas”.

Hoy, en un nuevo aniversario por su nacimiento, comparto algunos poemas de Alfonsina Storni.

Pudiera ser

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido
no fuera más que aquello que nunca pudo ser,
no fuera más que algo vedado y reprimido
de familia en familia, de mujer en mujer.
Dicen que en los solares de mi gente, medido
estaba todo aquello que se debía hacer…
Dicen que silenciosas las mujeres han sido
de mi casa materna… Ah, bien pudiera ser…
A veces en mi madre apuntaron antojos
de liberarse, pero, se le subió a los ojos
una honda amargura, y en la sombra lloró.
Y todo esto mordiente, vencido, mutilado,
todo esto que se hallaba en su alma encerrado,
pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

*

Sugestión de un sauce

Debe existir una ciudad de musgo
cuyo cielo de grises, al tramonto,
cruzan ángeles verdes con las alas
caídas de cristal deshilachado.
Y unos fríos espejos en la yerba
a cuyos bordes inclinadas lloran
largas viudas de viento amarilloso
que el vidrio desdibuja balanceadas.
Y un punto en el espacio de colgantes
yuyales de agua; y una niña muerta
que va pensando sobre pies de trébol.
Y una gruta que llueve dulcemente
batracios vegetales que se estrellan,
nacientes hojas, sobre el blando limo.

*

Tú me quieres blanca

Tú me quieres alba,
Me quieres de espumas,
Me quieres de nácar.
Que sea azucena
Sobre todas, casta.
De perfume tenue.
Corola cerrada
Ni un rayo de luna
Filtrado me haya.
Ni una margarita
Se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
Tú me quieres blanca,
Tú me quieres alba.
Tú que hubiste todas
Las copas a mano,
De frutos y mieles
Los labios morados.
Tú que en el banquete
Cubierto de pámpanos
Dejaste las carnes
Festejando a Baco.
Tú que en los jardines
Negros del Engaño
Vestido de rojo
Corriste al Estrago.
Tú que el esqueleto
Conservas intacto
No sé todavía
Por cuáles milagros,
Me pretendes blanca
(Dios te lo perdone),
Me pretendes casta
(Dios te lo perdone),
¡Me pretendes alba!
Huye hacia los bosques,
Vete a la montaña;
Límpiate la boca;
Vive en las cabañas;
Toca con las manos
La tierra mojada;
Alimenta el cuerpo
Con raíz amarga;
Bebe de las rocas;
Duerme sobre escarcha;
Renueva tejidos
Con salitre y agua;
Habla con los pájaros
Y lévate al alba.
Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
Se quedó enredada,
Entonces, buen hombre,
Preténdeme blanca,
Preténdeme nívea,
Preténdeme casta.

*

Sábado

Me levanté temprano y anduve descalza
Por los corredores: bajé a los jardines
Y besé las plantas
Absorbí los vahos limpios de la tierra,
Tirada en la grama;
Me bañé en la fuente que verdes achiras
Circundan. Más tarde, mojados de agua
Peiné mis cabellos. Perfumé las manos
Con zumo oloroso de diamelas. Garzas
Quisquillosas, finas,
De mi falda hurtaron doradas migajas.
Luego puse traje de clarín más leve
Que la misma gasa.
De un salto ligero llevé hasta el vestíbulo
Mi sillón de paja.
Fijos en la verja mis ojos quedaron,
Fijos en la verja.
El reloj me dijo: diez de la mañana.
Adentro un sonido de loza y cristales:
Comedor en sombra; manos que aprestaban
Manteles.
Afuera, sol como no he visto
Sobre el mármol blanco de la escalinata.
Fijos en la verja siguieron mis ojos,
Fijos. Te esperaba.

*

Peso ancestral

Tú me dijiste: no lloró mi padre;
tú me dijiste: no lloró mi abuelo;
no han llorado los hombres de mi raza,
eran de acero.
Así diciendo te brotó una lágrima
y me cayó en la boca; más veneno
yo no he bebido nunca en otro vaso así pequeño.
Débil mujer, pobre mujer que entiende,
dolor de siglos conocí al beberlo.
Oh, el alma mía soportar no puede
todo su peso.

*

La caricia perdida

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos… En el viento, al rodar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida, ¿quién la recogerá?
Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará… rodará…
Si en el viento te llaman esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.
Si no ves esa mano, ni la boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de llamar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?
(Languidez)

*

Voy a dormir

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.
Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación, la que te guste;
todas son buenas, bájala un poquito.
Déjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases
para que olvides… Gracias… Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

Tuesday, May 11, 2010

11 DE MAYO DE 1813 – NACE EL HIMNO NACIONAL ARGENTINO

    La creación de Vicente López y Planes, hoy cumple 197 años. Hoy, las notas de nuestro “Himno Nacional”, se escucharán en todo el país reproducidas por más de 50 Bandas Militares.

    En el marco de los festejos por el Bicentenario se presentará la marcha Bicentenario Argentino compuesta por el Licenciado en Composición Teniente Coronel (Retirado) Emilio José Chaían.
    En Capital Federal,  las bandas de los Regimientos Históricos estarán acompañados por artistas folklóricos y actuarán en: Plaza de Mayo, Plaza San Martín y
    Plaza Miserere a las 11.30 simultáneamente. Así mismo en la ciudad de Concordia, el acto en conmemoración será a las 11 de la mañana en la Plaza 25 de Mayo.


DATO:

Versiones del Himno Nacional Argentino

El 30 de marzo de 1900 se sancionó un decreto para que en las festividades oficiales o públicas, así como en los colegios o escuelas del Estado, sólo se cante la primera y la última cuarteta y el coro de la canción sancionada por la Asamblea General del 11 de mayo de 1813.

Marcha Patriótica

(Versión original)
Letra: Vicente López y Planes
Música: Blas Parera
Coro
Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.
Oid ¡mortales! el grito sagrado:
¡Libertad, libertad, libertad!
Oid el ruido de rotas cadenas:
Ved en trono a la noble Igualdad.
Se levanta a la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa Nación:
Coronada su sien de laureles
Y a su planta rendido un León.
Coro
De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar;
La grandeza se anida en sus pechos,
A su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huesos revive el ardor,
Lo que ve renovando a sus hijos
De la Patria el antiguo esplendor.
Coro
Pero sierras y muros se sienten
Retumbar con horrible fragor:
Todo el país se conturba con gritos
de venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
Escupió su pestífera hiel
Su estandarte sangriento levantan
Provocando a la lid más cruel.
Coro
¿No los veis sobre Méjico y Quito
Arrojarse con saña tenaz?
¿Y cual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y la Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
Luto y llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?
Coro
A vosotros se atreve ¡Argentinos!
El orgullo del vil invasor,
Vuestros campos ya pisa contando
Tantas glorias hollar vencedor.
Mas los bravos que unidos juraron
Su feliz libertad sostener.
A esos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.
Coro
El valiente argentino a las armas
Corre ardiendo con brío y valor,
El clarín de la guerra cual trueno
En los campos del Sud resonó;
Buenos Aires se pone a la frente
De los pueblos de la ínclita Unión,
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo León.
Coro
San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la Banda Oriental;
Son letreros eternos que dicen:
“Aquí el brazo argentino triunfó.”
“Aquí el fiero opresor de la patria
Su cerviz orgullosa dobló.”
Coro
La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió,
Y azorado a su vista el tirano
Con infamia a la fuga se dio;
Sus banderas, sus armas se rinden
Por trofeos a la Libertad.
Y sobre alas de gloria alza el pueblo
Trono digno a su gran majestad.
Coro
Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonoro clarín.
Y de América el nombre enseñado,
Les repite ¡mortales! Oíd:
¡Ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud!
Y los libres del mundo responden:
¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!

____________________________

Himno Nacional Argentino
(Versión que se canta actualmente)

Oid Mortales, el grito sagrado:
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!
¡Oid el ruido de rotas cadenas:
ved del trono a la noble Igualdad!
Ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud,
y los libres del mundo responden
¡Al gran Pueblo Argentino salud!
Coro
Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
coronados de gloria vivamos
o juremos con gloria morir.

Friday, August 7, 2009

Divague, no tiene sentido;

… no hace falta que lo tenga para sentir con el alma.

Rain_by_kathryna

_______________________

¿A quién le gusta la lluvia?

A mi sí, me fascina…

Es música, y junto a la brisa se funden en la más preciosa caricia de la naturaleza sobre la piel.

Usualmente cuando escribo me siento, con mi lapicera o el teclado delante, muy predispuesta siempre a que “se lea lindo y agradable” lo que sea que cuente, pero hoy no, hoy solo tengo intenciones de divagar en el efecto que me causa esta circunstancia.

Es un accidente, un accidente bellísimo.

Nada mejor para relajarse de las tensiones y con tantísima variedad. Probaste alguna vez observarla a través de la ventana, sí, exactamente esa ventana que se vino a tu memoria cuando lo leíste. ¿Intentaste observarla bajo algún toldo sintiendo el fresco cuando cae la noche?, en esas ocasiones personalmente no me gusta, me entristecen un poco y me llenan de melancolía.

Verla sobre un río, mar, lago, arroyo, piscina o mucho más sencillo, sobre algún charco en la calle, me parece magia.

Deslizándose sobre el rostro de la persona que amás; bueno, eso no pude verlo aún, pero cuando lo descubra les cuento lo que sentí.

A veces me gusta mezclar el sonido de la lluvia con mi música preferida o muy excepcionalmente radio, siempre dejando el volumen bajo.

Sé que para muchos significa tristeza, incomodidad y hasta mal humor, pero pienso que jamás podré entenderlos, aunque no me arrepiento!.

Me pasé la vida imaginando vivir en una gota de lluvia muy cerca de las nubes y de algún arcoiris. ¿Dónde te gustaría vivir?, quizás en una estrella, en el espacio, en una isla. ¿Cómo sería vivir dentro de un libro? entre la letras! en una hoja…

Saturday, December 20, 2008

Excusa para compartir

Hoy tuve que leer en un examen este texto, es muy bonito y con “bonito” no me refiero a alegre, pero sí a que es sumamente interesante y de una excelente escritora como Silvina Ocampo.


“ANILLO DE HUMO*

________________________silvinaocampo

Recuerdo el primer día que viste a Gabriel Bruno. El caminaba por la calle vestido con su traje azul, de mecánico; simultáneamente, pasó un perro negro que al cruzar la calle, fue atropellado por un automóvil. El perro, aullando porque estaba herido, corrió junto al paredón de la vieja quinta, para guarecerse. Gabriel lo ultimó a pedradas. Desdeñaste el dolor del perro para admirar la belleza de Gabriel. ­¡Degenerado! ­exclamaron las personas que te acompañaban. Amaste su perfil y su pobreza. Una tarde de Navidad, en la quinta de tu abuela, repartieron en las caballerizas (donde ya no había caballos sino automóviles), ropa y juguetes para los niños del barrio. Gabriel Bruno y una intempestiva lluvia aparecieron. Alguien dijo: ­Ese chico tiene quince años; no tiene edad para venir a esta fiesta.

Es un sinverguenza y, además, un ladrón. El padre por cinco centavos mató al panadero. Y él mató un perro herido, a pedradas. Gabriel tuvo que irse. Lo miraste hasta que desapareció bajo la lluvia. Gabriel, hijo del guardabarreras que mató no sé por cuántos centavos al panadero, para ir de su casa al almacén pasaba todos los días, con la esperanza tal vez de verte, por un callejón que separaba las dos quintas: la quinta de tu tía y la quinta de tu abuela materna, donde vivías. Sabías a qué hora Gabriel pasaba, galopando en su caballo oscuro, para ir al almacén o al mercado, y lo esperabas con el vestido que más te gustaba y con el pelo atado con la más bonita de las cintas. Te reclinabas sobre el alambrado en posturas románticas y lo llamabas con tus ojos. Bajaba del caballo, saltaba el zanjón para acercarse a Eulalia y a Magdalena, tus amigas, que no lo miraban. ¿Qué prestigio podía tener para ellas su pobreza? El traje de mecánico de Gabriel las obligaba a pensar en otros varones mejor vestidos. Hablabas a Eulalia y a

Magdalena de Gabriel Bruno el día entero, en vano. Ellas no conocían los misterios del amor. Todos los días, a la hora de la siesta, corriste sola al callejón. De lejos brillaba la cinta de tu pelo como un barco de vela en miniatura o como una mariposa: la veías reflejada en la sombra. Eras la mera prolongación de tu sentimiento: el cirio que sostiene la llama. A veces, en el camino, se desataba el moño; entonces, colocando la cinta entre tus dientes, te recogías el pelo y volvías a atarlo, arrodíllada en el suelo. Como tenía que haber un pretexto para que pudieras hablar con Gabriel inventaste el pretexto de los cigarrillos: llevabas plata en tu bolsillo, se la dabas a Gabriel para que fuera al almacén a comprarlos. Después fumaban, mirándose en los ojos. Gabriel sabía hacer anillos con el humo y te los soplaba en la cara. Reías. Pero estas escenas, tan parecidas a las escenas de amor, iban penetrando en tu corazón apasionado. Una vez unieron los cigarrillos para encenderlos. Otra vez encendiste un cigarrillo y se lo diste. Era en el mes de enero. Jubilosas las chicharras cantaban con ruido de matraca.

Cuando volviste a la casa, oíste que tu padre hablaba con tu madre. Era de ti que hablaban. ­Estaba en el callejón, con ese atorrante. Con el hijo del guardabarreras. ¿Te das cuenta? Con el hijo del que mató al panadero por cinco centavos. Hay que ponerla en penitencia. ­Son cosas de chica, no hay que hacer caso. ­Tiene once años ya! ­dijo tu madre. No se atrevieron a decirte nada, pero no te dejaban salir sola. Fingías dormir la siesta y en vez de correr al callejón, después de almorzar, llorabas detrás de las persianas o del mosquitero. Oíste, entre el casero y un ciclista, un diálogo insólito: hablaban de Gabriel y de ti. Dijeron que Gabriel se vanagloriaba en el almacén hablando de los cigarrillos que fumaban juntos. Decían que te había dicho palabras obscenas o con doble sentido. Te escapaste a la hora de la siesta, corriste al cerco, para perder tu anillo. Gabriel pasó a la hora de siempre. Fuiste a su encuentro. ­Vamos ­le dijiste- a las vías del tren. ­¿Para qué? ­Se cayó mi anillo al cruzar las vías ayer cuando fui al río. Verdad y mentira salían juntas de tus labios. Fueron, él a caballo y tú caminando, sin hablarse. Cuando llegaron a las vías del tren, él dejó su caballo atado a un poste y tú te arrodillaste sobre las piedras. ­¿Dónde perdió el anillo?­te preguntó, arrodillándose a tu lado. ­Aquí­dijiste, apuntando el centro de los rieles. ­Bajaron las señales. Va a pasar el tren. Salgamos de aquí ­ exclamó con desdén. ­Quiero que nos suicidemos ­le dijiste. Te tomó del brazo y te arrastró afuera de las vías, justo a tiempo. Las sombras, la trepidación, el viento, el silbato del tren, con mil ruedas pasaron sobre tu cuerpo. Para Semana Santa, Gabriel te siguió hasta la iglesia. Lo miraste dentro del aire con incienso de la iglesia, como un pez en el agua mira un pez cuando hace el amor. Fue la última entrevista. Durante veranos sucesivos, lo imaginaste deambulando por las calles, cruzando frente a las quintas, con su traje de mecánico azul y ese prestigio que le daba la pobreza.

Wednesday, December 3, 2008

INTROVERSIÓN NOCTÁMBULA

Detenida frente al destello que se despega de tus ojos.

Sintiendo cada partícula de aire sobre la piel. Deseando como siempre algo más.

Ilusionándome con el vacío, percibiendo el modo en el que el sonido se torna cada vez más fuerte en mí oído y sentenciada a vivir con escenas reales frustradas. Entumeciéndome cada espacio del corazón al recordar tristezas y  provocando fortaleza desapasionada en el espejo.

Ayer caía sobre mis rodillas implorando al cielo, callando secretos, desnudando amor.

Así se escriben historias, un tanto confusas, pero efectivas a la hora de enredar. Tenaz y delicada, la fragilidad hecha conciencia de lo perdido y adquirido.

 

Saturday, February 2, 2008

Vago sentimiento.

Puede parecer trágico este escrito… pero no está escrito desde esa postura. Hecha la aclaración:

 arena-y-mar-amanecer-o-atardecer-q-se-yo.jpg

Llora el alma por demás en sangre.

Ya basta dice mi cuerpo, basta de piedras

uniformes, abstractas; idiotez mental.

 Arrastro los dedos sobre la arena

marco surcos que el viento hace desaparecer,

y así, llego al punto en que mis ojos se tildan en la nada

y solo siento.

Tan solo late el corazón.

Corazón, océano, viento y tierra: uno en el mundo, somos el mundo…

…y el universo es más infinito que antes, y nosotros somos más grandes que antes. VIDA! 

Friday, February 1, 2008

Al Alma en el Alma.

Te mueves, eres viento

Te espero, sueño a vos

Quiero ser tu dueña,

quiero ser tu Sol

quiero ser Princesa de tu corazón.

_______________

Te llamo y no respondes,

quiero ser tu Sol,

te llamo y no respondes,

se rompe el corazón.

al-alma-desde-el-alma.jpg

Thursday, January 31, 2008

Ven Tú

Qué más da si esto sigue igual.
Qué me queda si todo he de perder.
Por qué afirmo que pierdo? la verdad es que todo se aleja de mi.
Es que quizás es mi destino?.

Cuántas preguntas para responderme… y dónde estás? por qué no sales de mis sueños? quién no lo permite? quién te aleja de mi?.

Por qué es que no….
Por qué siempre debe ser no…

Ojos verdes, sí, veo una mirada envuelta en verde, muy precisa, terminante, punzante. Me atrapa y me lleva todo, pero me libera y me deja sin nada de sí.

Si sus labios hablaran y yo pudiese escuchar en el aire, nada más, su voz. Una frase, una promesa. Dónde estás?

Nunca señales, nunca una pista, un brillo de ti.

Creeme que estoy cuando dices que no, creeme que busco tu alterego y no lo encuentro, no lo tienes? ven tú.

angel.jpg