Posts tagged ‘Secuestros’

Thursday, May 29, 2008

IMPORTANTÍSIMO: Secuestros en colectivos, nueva forma del delito

El hombre, de unos 55 años, bien vestido, no despertaba sospechas entre los pasajeros del colectivo 130 que, a las 16.30 del miércoles pasado, circulaba por el Bajo hacia San Telmo. Había subido en la estación Retiro, sobre la Avenida del Libertador. Su compañero de asiento, un joven de 23 años, alumno de Derecho de la Universidad Austral, no tenía motivos para inquietarse. Hasta que su insospechado vecino dejó de serlo: lo amenazó de muerte e intentó secuestrarlo, pero el estudiante escapó tirándose del ómnibus.

El caso habría quedado en la anécdota si no fuese porque Alejandro, el joven en cuestión, no lo hubiera denunciado en la Policía Federal y hecho público por medio de una cadena de e-mails para alertar a otras posibles víctimas. El resultado es que en menos de una semana recibió correos de 16 chicos a los que les pasó algo similar. Dos de ellos no tuvieron la misma suerte: uno contó que lo secuestraron por unas horas y que les pidieron rescate a sus padres, y el otro relató que lo obligaron a ir a su casa y asaltaron a su familia. Por ahora hay sólo una denuncia en la comisaría 15a. de Retiro, confirmaron a LA NACION fuentes policiales. Sin embargo, la manera de oficializar estos hechos y que sean investigados como un nuevo modus operandi es informar a la policía o a la fiscalía que interviene en el caso para reunirlos, explicaron los voceros. Ya hay un identikit del sospechoso que no actúa solo, sino en compañía de otros cómplices, que pueden estar entre los pasajeros o que siguen al colectivo en un automóvil.

Las víctimas de estos “aprietes” son generalmente jóvenes de hasta 30 años, que circulan en las líneas de colectivos que unen el conurbano y la zona norte de la ciudad de Buenos Aires con las universidades privadas situadas en la zona del Bajo, en Puerto Madero y en San Telmo, entre ellas la Austral, la Universidad Católica Argentina (UCA), el CEMA, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) y la Facultad de Ingeniería de la UBA.

Consultadas las empresas de colectivos y las autoridades reguladoras del transporte, dijeron no tener noticias de esta nueva modalidad delictiva. El jefe de Fiscalización de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Alejandro Rusconi, expresó que no habían recibido denuncias. Tampoco tenían información en la línea 130.

“Siempre que hay algún problema de seguridad en nuestro recorrido nos llegan las denuncias o comentarios de los choferes”, dijo Diego Enríquez, encargado de control de la línea 130. Por su parte, el vocero de la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP), Marcelo Manuzzi, indicó que no se habían recibido denuncias.

Por pedido de las víctimas, LA NACION no dará a conocer la identidad de Alejandro y de los otros damnificados para preservar su seguridad.

De acuerdo con el relato del muchacho, el miércoles pasado, a las 16.30, concurría a la Universidad Austral en el colectivo que había tomado en la esquina de Libertador y Sánchez de Bustamante. Cuando el ómnibus se detuvo en la parada de la estación Retiro, se subió un hombre “bien vestido, de buen aspecto, que hablaba muy educadamente”, recordó Alejandro.

“Me preguntó dónde quedaba la avenida Independencia y siguió con preguntas sobre la facultad a la que iba. Yo trataba de no entregar información y, cuando me empezó a incomodar y quise irme, me agarró del brazo”, relató el chico y dijo que sintió miedo ante el extraño.

En ese momento, el hombre le reveló sus verdaderas intenciones: “Mis amigos y yo seguimos a un chico como vos, estamos casi seguros de que sos vos. Acá tengo una pistola, así que te vamos a llevar”, lo amenazó, mientras se abultaba la mano en el bolsillo.

Mientras le pedía el documento, le explicó que no intentara bajarse del colectivo porque sus supuestos cómplices, que seguían el ómnibus en un automóvil, lo iban a matar. “Quedate tranquilo”, le indicó. Cuando el 130 llegaba a la Casa Rosada, el muchacho se tiró a la calle y se salvó.

Recordó que en estos casos el desconocido siempre hace comentarios parecidos o amenazas, al estilo de “sabemos que mataste a alguien en la cancha y te estamos buscando”. Otras veces les dicen que son policías y que no se les ocurra hacer la denuncia.

Una de las personas que se comunicaron con Alejandro por mail le relató que el desconocido lo había obligado a bajarse en parque Lezama, desde donde llamó a su familia para pedirle rescate por su secuestro. Y otro directamente fue obligado a ir a su casa.

El consejo del muchacho es gritar, hacer escándalo, así el desconocido, descubierto, desciende sin decir nada.

Advertisements
Tags: